La cocina catalana representa una de las gastronomías más espectaculares que existen en el mundo. Sus platillos típicos, su cultura y la manera de preparar las delicias mediterráneas del mar, la hacen un lugar único. Son tantos los extranjeros que pasan por Girona, por la simple razón de comer sus platillos.

No se trata solo de unos pocos platos regionales, sino de una gastronomía distinta de la que se encuentra en otros lugares del país. La dieta mediterránea es única y solo se puede consumir en ciertos lugares del ancho mar mediterráneo. En España, la región de Cataluña, en sitios como Girona, son los ideales para consumir la cocina catalana. Algo que en otros sitios del país europeo hispanohablante no es posible encontrar.

En los últimos años, la nueva ola de chefs gastronómicos experimentales ven la cocina catalana como algo innovador y digno de experimentar. Girona se ha convertido en una visita obligada para los amantes de la comida.

Una región geográficamente diversa, Girona produce una variedad de pescados y mariscos frescos, de alta calidad, carnes, postres, frutas y verduras. Estos pueden venir en combinaciones inusuales como “mar i muntanya” por su traducción al español “mar y montaña. Una expresión local para los platillos tradicionales que combinan mariscos con alguna carne. O el pato con peras, un plato exclusivo de la región y uno de los más deliciosos.

Siempre es una ventaja comer en cocina mediterránea en Girona. La cocina catalana participa de esta dieta tan saludable.

Los sabores y su ubicación geográfica

Al encontrarse limitando cerca del mar mediterráneo, esta le ofrece una variedad de ingredientes. Opciones que solo dispone la región por encontrarse en la costa con el mar. Lo que la convierte en una zona exclusiva para el disfrute cultural y gastronómico.

Sus recetas poseen un sabor particular. Los platos de mariscos son impresionantes y las verduras como los tomates, los pimientos rojos, las berenjenas, los champiñones y las alcachofas abundan.

Como restaurantes de Girona donde comer bien y buena comida tradicional catalana podemos destacar el restaurante Casa Marieta.

La diversidad de carnes también la convierten en una zona atractiva. Encontrarás pescado, por ser costa con el mar mediterráneo y carnes de ganado por tener zonas montañosas. La pescadería y la ganadería son parte de las actividades económicas primarias de la región. Ofrece diversas carnes en sus platos, tanto carnes blancas como carnes rojas.

Platos únicos y espectaculares

Una de las peculiaridades de la cocina catalana, es lo distinto que preparan platos “genéricos”. El típico pan con mantequilla que sirven otros lugares, los catalanes lo preparan de otra forma. Recibe el nombre de “pa amb tomàquet” (pan tostado con tomate, aceite de oliva, ajo y sal) lo que lo hace una delicia única.

Puedes degustar también de los “calçots”. Estas cebollas pequeñas son comunes de la primavera. Durante este período se celebran fiestas tradicionales conocidas como “calçotadas”. Las verduras normalmente se asan y se sirven con salsa romesco.

Otro platillo típico es la “escalivada”. Un plato caliente de verduras asadas (normalmente berenjenas, pimientos rojos, cebollas y tomates) sin piel, sin semillas y servido con aceite.

El “pato con peras” es otro de esos platillos que no son habituales pero deliciosos. Pato fresco acompañado de aceite de oliva, vegetales, perejil, pimienta, tomillo y laurel. Un plato que combina salado y dulce, con peras hervidas como acompañante.

Entre sus salsas, destacan la salsa romesco y la salsa alioli. Ambas preparadas con aceite de oliva y vegetales que le dan un sabor espectacular.

Y de postres, nada como el “mel i mato”. Queso de cabra suave y cremoso acompañado de miel y en ocasiones nueces. También destacan la crema catalana y los panellets, deliciosos panes dulces con almendras.