Conocer la historia de Girona, sus placeres culturales y tesoros históricos es un disfrute, y aún más si piensas visitarla en tu próximo viaje. Pasear por Girona, caminar por sus estrechas calles, recorrer sus numerosas plazas y jardines, sin duda es una experiencia inolvidable.

Girona es una ciudad encantadora ubicada al noreste de Cataluña, cargada de mitos, singularidades, leyenda, y muchas otras cosas interesantes.

La Historia de la ciudad de Girona

Es un lugar que te ofrece una agenda turística completa, donde puedes disfrutar de una ciudad tranquila, luminosa y aireada; muy distinta a otros destinos populares concurridos repletos de multitudes y largas colas.

Girona se encuentra a 100 kilómetros de Barcelona, una ciudad fresca de hermosa vista para deleitarte del pintoresco paisaje urbano, de sus patios, balcones y campanarios contrastados por imponentes montañas de fondo. Anímate a conocer Girona y su historia, un lugar mágico impregnado de belleza.

Historia de Girona: “la ciudad de los mil asedios”

Pasear por Girona te lleva a conocer su patrimonio histórico y cultural. A lo largo de su historia, Girona fue colonizada y desarrollada por varias comunidades e imperios, incluyendo los Íberos, romanos, árabes, judíos y carolingos. 

Fundada por los romanos en el interior de las escarpada Cost Brava y rodeada por las suaves colinas del norte de Cataluña, Girona fue gobernada por los moros durante dos siglos, controlada y asediada por los franceses por mucho tiempo, tanto así, que la apodaron “inmortal” o “la ciudad de los mil asedios”.

La ciudad de Girona

Girona - La ciudad

La historia de Girona se centra desde 2000 años atrás, instituida formalmente en el 79 a.C como una ciudad módica ibérica antes del interés de los romanos, quienes luego se establecieron allí y construyeron una ciudadela llamada Gerunda. Un lugar clave o indispensable para los romanos, era una importante parada a lo largo de la vía Augusta, entre Cádiz y Roma.

Históricamente acontecieron con el pasar del tiempo unas cuantas batallas por el control de la ciudad en desarrollo. Los visigosos tomaron el poder antes de ser gobernada por los moros y posteriormente removida por Carlos el Grande conocido como Carlomagno.

La ciudad continuó creciendo y mejorando su infraestructura, ganando extensión. Para el año 878, unió sus fuerzas con Barcelona siendo declarada ciudad para los inicios del siglo XI por el Rey de Aragon y Navarra, Alfonso (I).

Asedios y Guerras en Girona

Guerras en Girona

Recorriendo la historia de Girona, se destacan más de 20 asedios o distintos bloqueos, conquistada más siete veces y frecuentemente era un objetivo para los franceses. Una de las batallas más trascendentales fue la de Napoleón y sus más de 30.000 soldados en tiempos de primavera del año 1809, invadieron la ciudad y tomaron el control.

Napoleón y sus tropas realizaron una gran y larga lucha, pues además de batallar contra los locales, también batallaban contra la hambruna y la enfermedad. El dominio se mantuvo por más de tres años cuando se logró la independencia; no tardó la ciudad para elaborar nuevos planes de expansión, definiendo nuevos límites desde otras longitudes de sus murallas fortificadas.

Las Murallas

Las Murallas Girona

Recorriendo el casco antiguo de la ciudad veras varios vestigios arquitectónicos que representan y reflejan una variedad de estilos de los diferentes periodos históricos por lo que ha pasado Girona.  En la Historia de Girona las antiguas murallas son una de las estructuras históricas más emblemáticas, construidas en el siglo I a.C. en tiempos romanos. 

Al pasar el tiempo, las murallas se han ampliado, hoy en día conocidas como Passeig de la Muralla. A lo largo de esta frontera histórica, atravesarás uno de los tramos más largos de las murallas carolingas del siglo IX en Europa.

El paseo por este antiguo sendero te brinda la oportunidad de detenerte y disfrutar de la vista, observar el pintoresco paisaje, los cuatros ríos que atraviesan la ciudad y referencias culturales. Desde lo alto de estas murallas, contemplas la ciudad y su historia. Girona en su parte más antigua, dibuja caminos de callejones ondulantes, colmados de detalles medievales y altos muros de piedra color arena.

Top 10 de las gastronomía de Girona [DELICIOSO]

Barrio Judío

Barrio Judío de Girona

El barrio judío es parte importante de la historia de Girona, un lugar incrustado en el corazón del antiguo recinto amurallado, desde el siglo IX cuando la comunidad judía llego a Girona como un movimiento alentado por las autoridades impresionadas por su diplomacia y habilidades financieras. Para 1492, los judíos expulsados de España en tiempos del cristianismo, tomaron el control.

Para el siglo XII se estableció la comunidad judía como parte de la población de Girona, instaurando sus escuelas y edificios religiosos muy respetados y admirados en Europa. No obstante, para finales del siglo XV la comunidad judía se desvaneció cuando los reyes católicos los retiraron por la fuerza de Cataluña.

Actualmente el barrio judío conocido como “El Llamado” forma parte de los lugares más atractivos de la ciudad junto con el cercano Montjuic conocido también como la montaña judía, un enorme cementerio del gueto judío para la época.

EL barrio judío es lugar histórico que se caracteriza por tener laberintos, callejones estrechos, escaleras, pequeños rincones empedrados y patios, que sirvió en algún tiempo como punto de encuentro para el comercio durante el auge del dominio judío en la época medieval.

En esta zona del casco antiguo, se evidencia la historia judía en su conocido museo, donde reposan colecciones de piezas pertenecientes a la comunidad desde la época medieval hasta el momento en el que fueron expulsados en el siglo XV.

La Catedral de Santa María de Girona

Catedral de Santa María

La catedral de Santa María consagrada en 1038, forma parte de la historia de Girona, destacada por su nave de estilo gótico, la más ancha del mundo. Su construcción resalta estilos mixtos que incluyen el romántico, el gótico, el barroco y el neoclásico. Su belleza e imponente nave hace que este monumento sea una visita obligada.

 La aguja de la iglesia San Félix también se asoma en el horizonte. Ambas agujas pueden ser admiradas desde lo alto de las murallas de la ciudad, la más antigua existe desde la época de Carlomagno. Un lugar además para contemplar el exuberante verdor de la Costa Brava y el follaje otoñal de los Pirineos junto a los tejados terracota de la propia Girona.

Detrás de la Catedral, está el Passeig de la Reina Joana, un entorno natural muy agradable de senderos y paradas de descanso, con aroma a pino y ciprés. También, cerca de la plaza hay algunos edificios destacados, como la iglesia de Sant Nicolau y el monasterio de Sant Pere de Galligant.

Descubre cómo realizar un free tour por Girona

Consideraciones

Girona ha sido una parte significativa en la historia catalana y española.  A lo largo de su historia, Girona ha sido una meseta de veinticinco plazas y conquistada siente veces. Hoy en día, el casco viejo o antiguo se encuentra en la orilla oriental del rio Onyar, y sus estrechas calles están rodeadas de antiguas murallas.

En Girona, se puede apreciar una gran mezcla de estilos arquitectónicos, desde el romántico hasta el modernismo, grandiosos museos, festivales de arte y música y una gran variedad de restaurantes y tiendas. Otros lugares de interés para los amantes de la historia, son los Baños Árabes de Banys del siglo XII y el paseo Arqueológico.

Si piensa viajar a esta encantadora ciudad y buscas más información, restaurantgirona.com es el lugar ideal para que planifiques tu recorrido a los mejores lugares históricos y culinarios, en el cual muchos restaurantes se destacan por su gastronomía de influencia francesa y mediterránea, una fusión extraordinaria que se exhibe en las distintas degustaciones.

Para descargar este artículo en un archivo PDF da clic AQUÍ