¿Te mueres por comer en el restaurante esta noche, pero te sientes culpable por darte este esté pequeño gusto? ¡No te preocupes más! El equipo de Restaurant Girona te dará 10 excelentes razones para comer en restaurante con la frecuencia que deseas.

 

 

 

Sal a divertirte, y ¡Dale un hola a los deliciosos platos del chef!

 

 

 

10 Buenas razones para comer en restaurante

 

 

 

1- Pasa una noche libre de estrés con tus familiares o amigos

 

 

 

 

 

 

A todos les gusta pasar tiempo con sus familiares o amigos.
Excepto que, en general, cuando llegan a casa, ¡Pasas más tiempo en la cocina
que charlando con ellos! Ir al restaurante te da la oportunidad de disfrutar al
100% con ellos sin la molestia de dejar que tu pollo se queme.

 

 

 

2- Te olvidas del lavavajillas

 

 

 

Comer fuera ofrece un día de descanso, una oportunidad para
al menos olvidarte de fregar y secar platos. ¡Imposible no alegrarse!

 

 

 

3- Descubre nuevos sabores

 

 

 

 

 

 

Uno de los grandes beneficios de ir a comer a un restaurante
es que no tienes que empacar tus maletas para disfrutar de un viaje alrededor
del mundo. ¡Puedes elegir el restaurante según el destino que te haga soñar!

 

 

 

4- Recompénsate por un intenso día de trabajo

 

 

 

¿No es indignante que después de trabajar intensamente
durante ocho horas todavía tengas que tomarse el tiempo para preparar la
comida? ¡Comer fuera es la recompensa adecuada para tu arduo trabajo diario!

 

 

 

5- Come este plato que ama, pero su cónyuge es alérgico

 

 

 

 

 

 

No siempre es fácil cuando estás en una relación, encontrar una receta que guste tanto a ti como a tu cónyuge.

 

 

 

¡Sin olvidar que quizás alguno de los dos pueda tener alguna alergia a algo en especial… corres entonces el riesgo de privarte o privarlo de la comida favorita! Al comer en restaurante, puedes probar lo que quieras.

 

 

 

6- Saborea platos que a veces son difíciles de hacer por ti mismo

 

 

 

Sabemos que hay algunos platos no son fáciles de hacer en casa, ya sea por falta de equipo, por falta de los ingredientes, por falta de tiempo o simplemente porque algunas recetas no están a nuestro alcance.

 

 

 

Ir al restaurante hace que sea más fácil complacer a tu paladar y estómago.

 

 

 

7- Actualizas tu cuenta de Instagram

 

 

 

 

 

 

¿Quién tiene más talento que un chef para presentar platos hermosos, incluso los menos elaborados?

 

 

 

Gracias a tu pequeña salida en el restaurante, puedes impresionar a tus amigos compartiendo una foto muy bonita del plato que disfrutarás.

 

 

 

8- No cocinar mañana

 

 

 

Si tienes los ojos más grandes que la barriga, hay buenas noticias para ti: puedes pedir llevar lo que te ha sobrado. Tu comida para el día siguiente ya está lista.

 

 

 

Además (y sobre todo), haces un gesto por el planeta evitando el desperdicio de alimentos.

 

 

 

9- Participar en la economía local

 

 

 

 

 

 

¿Te gusta la idea de participar activamente en el desarrollo
de nuestra economía? Una buena noticia es que la restauración va a comer en el
restaurante con el que contribuye y garantiza la sostenibilidad de este hermoso
sector.

 

 

 

Por no mencionar que un chef sólo tiene un propósito si la
gente viene a disfrutar de sus creaciones. ¡Así que contribuyes a hacer feliz a
las personas!

 

 

 

10- Disfrutas de la variedad

 

 

 

Los restaurantes pueden introducir a los comensales en
diferentes culturas a través de la comida, la música y la decoración. También
les dan a los comensales la oportunidad de comer alimentos que podrían no
arreglar por sí mismos porque es difícil o costoso hacerlos.

 

 

 

Para las familias con diversos gustos, la variedad del menú de un restaurante puede ofrecer algo para todos.

 

 

 

A algunas personas les gusta pedir sus favoritos habituales en un restaurante; otros son más aventureros y disfrutan probando una variedad de platos.

 

Puedes visitar el centro de Girona y comer en un buen restaurante como el Casa Marieta.